Grifón Azul de Gascuña

Descripción:
Robusto y fuerte, el Grifón Azul de Gascuña, tiene la cabeza noble, fuerte y alargada, el stop es ligero, el testuz largo y fuerte y un poco arqueado. El hocico es de trufa negra y bien desarrollada. Los ojos son de color oscuro y un poco oblicuos. Las orejas son largas, finas y plegadas y posee un cuello mediano con papada. De cuerpo y miembros sólidos y potentes. Pelaje: Pelo medio, grueso y liso. Color: Placas negras sobre fondo blanco.

Cuidados:
Necesita ejercicio constante y actividad diaria. No requiere ningún otro cuidado en especial.

Carácter:
Es astuto, muy curioso e inteligente. Se muestra fiel y amigable con su amo. Es muy curioso de todo lo que pasa a su alrededor.

Historia:
El Grifón de Gascuña nació del cruce entre diferentes Grifones y es el resultado de una mutación producida el siglo pasado, en el seno de una jauría de Grandes Azules de Gascuña.

Utilidad:
La cualidad de su fuerte pelo lo han hecho muy apreciado para la caza del jabalí, del que mantiene valientemente el rastro en la espesura, pero esta cualidad solo es una demostración suplementaria de sus aptitudes. Siendo así mismo buen cazador de corzos, es ante todo un perro de liebre equilibrado que se comporta muy bien en pequeñas jaurías.

Ventajas:

  • Posee un olfato fino (ideal en el rastro)
  • Tiene un ladrido bonito
  • Caracter tranquilo y amigable

La cualidad de su fuerte pelo lo han hecho muy apreciado para la caza del jabalí, del que mantiene valientemente el rastro en la espesura, pero esta cualidad solo es una demostración suplementaria de sus aptitudes. Siendo así mismo buen cazador de corzos, es ante todo un perro de liebre equilibrado que se comporta muy bien en pequeñas jaurías.

Aunque su imagen de cazador brillante y polivalente se ha hecho más popular desde que los hermanos Gaychet ganaran la Copa de Francia en 1991 con una jauría de estos perros, su primer estándar data de 1920, época en que los Grifones azules de Gascuña se hicieron notar particularmente en las pruebas de jaurías de La Bastide se Sérou, en el Ariège (Francia)

Creado para cazar en condiciones difíciles, este sabueso de apariencia rústica, talla mediana comprendida entre los 50 y 58 centímetros, y sólidamente conformado, ha disfrutado siempre de una gran popularidad en su región de origen, los Pirineos franceses.

Utilizable en todos los terrenos y sobre todas las especies de caza, y aun siendo capaz de forzar liebres siguiendo su rastro olfativo a la carrera , es sobre todo un perro para la caza al tiro. Muy fino de nariz, ha conservado siempre un espíritu trabajador de “briquet” (perro de media sangre). Muy cazador sin ser obstinado, posee una gran tenacidad en las pérdidas del rastro. Sigue la caza de forma rápida y sostenida.

Su sangre gascona se manifiesta por un carácter dócil que le hace más fácil de disciplinar que los otros grifones, pero la influencia gascona se hace notar también por la cualidad de su voz, profunda y sonora, de aullador.